REDUCCIÓN DE LABIOS MENORES

Los labios menores son los labios internos de los genitales externos y pueden variar en longitud, anchura, color y simetría. Algunas mujeres nacen con labios menores muy grandes, otros pueden desarrollar esta condición con el parto, las hormonas o al momento del desarrollo durante la pubertad.

La motivación principal de las pacientes para reducir sus labios menores es la molestia que se produce con el uso de prendas ajustadas, la presencia de dolor durante las relaciones sexuales o por la apariencia inestética del tejido del labio menor sobresaliendo por fuera de los labios mayores.

¿Cómo se realiza la reducción de los labios menores?

La reducción de los labios menores es un procedimiento ambulatorio realizado generalmente bajo anestesia local con una duración aproximada de una hora. Se utiliza un equipo especial que realiza el corte en el tejido evitando el sangrado y minimizando la inflamación de la zona intervenida. Luego se colocan puntos de sutura que se reabsorben solos en el transcurso de los días y no necesitan ser retirados.

¿Cómo es la recuperación de una reducción de labios menores?

Después de la cirugía, las mujeres pueden experimentar una leve molestia e inflamación, que por lo general desaparece por completo después de 1 semana. Los primeros 3 a 4 días la paciente debe realizar baños de asiento con agua tibia y un jabón antiséptico, tomar antiinflamatorios para reducir el edema y evitar sentarse por períodos prolongados,
Durante 2 semanas la paciente no debe practicar ejercicio físico intenso, no realizar relaciones sexuales, ni baños de inmersión.

A los 15 días del tratamiento ya es posible apreciar el resultado del procedimiento, unos labios mayores y menores proporcionados.