MINI-LIFTING FACIAL

Las técnicas de mini-lifting facial han evolucionado para conseguir máximos resultados mediante incisiones y despegamiento mínimos, el objetivo principal del mini-lifting es que las incisiones sean más pequeñas, con un tiempo quirúrgico reducido y en general que el procedimiento sea menos traumático para obtener una recuperación mucho más rápida comparado con el Lifting convencional.

¿Qué es un mini-lifting?

El mini-lifting es un tipo de lifting en el que a través de pequeñas incisiones se estira con técnicas especiales de sutura la capa de tejido más profunda que se encuentra por debajo de la piel, de esta manera la piel es acoplada sin tensión al contorno final eliminando el exceso de piel en el lugar de la incisión.

El mini-lifting por lo tanto estaría indicado en pacientes jóvenes entre 40 a 60 años, con flacidez pero que no tengan grandes descolgamientos. Una indicación adecuada de la técnica es fundamental para obtener buenos resultados.

El mini-lifting se puede realizar con anestesia local, no amerita ingreso hospitalario, se realiza con una sola incisión y se evitan las incisiones típicas detrás de la oreja y cabello, el levantamiento de los tejidos es mínimo a diferencia de la gran disección tradicional, la reposición de los tejidos se realiza con vectores verticales y la resección de la piel es más limitada.

La ventaja del mini-lifting es que las incisiones son más limitadas o pequeñas reduciendo las cicatrices visibles o alteraciones en la línea de pelo, hay menos riesgo de complicaciones, menos edema e hinchazón postoperatoria, ideal en casos de pacientes que requieran incorporarse rápido a sus actividades habituales, rápida recuperación postoperatoria y resultados muy satisfactorios.

SOLICITA INFORMACIÓN