MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN

Los pechos de gran tamaño conllevan limitaciones al vestir, dificultad para la práctica deportiva, dolores de espalda y/o problemas cutáneos en los surcos submamarios. La mamomplastia de reducción consiste en practicar la reducción del tamaño mamario, recolocando y dando forma a las mamas.

¿Cómo se realiza una mamoplastia de reducción?

La intervención se realiza con anestesia general requiriendo un día de ingreso hospitalario.

Hay muchas técnicas descritas de reducción mamaria, es importante seleccionar la mejor técnica de acuerdo con el tamaño y caída de los pechos. La incisión final suele ser en T invertida sobretodo cuando los pechos son muy grandes, en caso de que la hipertrofia mamaria sea leve la cicatriz final pudiera ser solo vertical.

¿Como es el postoperatorio de una mamoplastia de reducción?

La mamoplastia de Reducción es de todas las cirugías de pecho la que conlleva más implicación en el cuidado postoperatorio.

La reincorporación al trabajo y a la actividad normal se debe realizar progresivamente y se recomienda que el paciente tenga por lo menos 10 días de reposo para una correcta recuperación.

Posterior a la intervención los pechos suele permanecer inflamados por unos días. Las areolas y otras zonas del pecho pueden tener la sensibilidad temporalmente alterada, algo que no sucede en todos los casos y cuando ocurre es transitorio. Una vez se indique el alta hospitalaria el paciente acudirá a consulta a los tres o cuatro días para realizar la primera cura de la cicatriz, posterior a las dos semanas se utilizan apósitos especiales de silicona que son el complemento ideal para el tratamiento de la cicatriz en el postoperatorio.

Nosotros preferimos realizar las primeras curas en las visitas postoperatorias hasta pasadas la primera semana, que la paciente ya podrá realizar ella misma, o con ayuda, los cuidados de las heridas.