BOTOX

¿Qué es el tratamiento con Botox?

El tratamiento con Botox se emplea para eliminar las de líneas de expresión o arrugas faciales muy acentuadas. Consiste en infiltrar un líquido en la piel, con una aguja muy fina, justo al nivel del músculo facial y su efecto consigue una expresión más relajada, con apariencia menos envejecida y cansada, sin perder la naturalidad.

El tratamiento se realiza en consulta de forma ambulatoria y el efecto aparece a la semana de realizar el tratamiento; se obtienen los resultados en una sola sesión y se puede realizar dos veces al año (su efecto dura entre 4 a 6 meses). Utilizamos anestesia tópica local para reducir la molestia de las inyecciones y no produce efectos colaterales adversos.

¿En qué consiste el tratamiento con Botox?

La toxina botulínica se inyecta en los músculos faciales seleccionados, bloquea el músculo produciendo su debilitamiento e interfiriendo con su contracción. Al estar el músculo en reposo, la piel que lo cubre se relaja, las líneas de expresión se desaparecen y se previene la aparición de otras nuevas.

Indicaciones principales del tratamiento estético mediante inyección de Botox

  • Asimetría y arrugas faciales causadas por la hiperactividad muscular en la zona frontal y periorbitaria, es decir, arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo.
  • Arrugas periorales, sonrisa gingival, comisuras labiales caídas o depresión excesiva de los ángulos de la boca).
  • Hipertrofia de los músculos maseteros.
  • Tratamiento de las bandas platismales en el cuello.
  • Hiperhidrosis o exceso de sudoración en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies.

¿Cuándo puede verse el resultado final?

El resultado final puede observarse entre 10 y 15 días después de la aplicación del Toxina Botulínica, la gran mayoría de pacientes quedan muy satisfechos con este tipo de tratamiento al no cambiar la expresión del rostro sino que solamente se les da un aspecto más juvenil o más descansado.